Pasar al contenido principal

Autor


Julio De Vido ya está preso. El otrora poderoso hombre del bolsillo de oro, quien se encargó de administrar y dilapidar nuestro dinero durante más de una década. El mismo que era conocido como "el cajero" de los K, debe haber sentido en carne propia el abandono de su principal sostenedora, Cristina Kirchner.

Pasa el tiempo y sin embargo, siguen ganando los violentos. Parece increíble que todos absolutamente todos, estemos sintiéndonos como en la jungla.

Si amás a alguien, decíselo todos los días de la vida.

Las autoridades provinciales tiene el "deber" de devolvernos limpio, nuestro traje azul manchado.

Hace un tiempo, se me ocurrió hacerle una pregunta a mi hijo menor y su respuesta me partió el corazón. "Hijo, ¿qué le vas a pedir esta Navidad al Niñito Dios?", le consulté. Él, sin pensarlo demasiado, concluyó la charla diciendo: "¿qué es eso, mamá?".

Cuando "todos" anunciaban (y esperaban) que Hillary Clinton se convirtiera en la próxima presidente, la realidad sacudió a los estadounidenses y al resto del mundo.

El cupo femenino es un cachetazo para las mujeres que se consideran valiosas.

Mitos y realidad de una práctica milenaria que generó discusiones por la detención de un grupo de choferes de colectivo.

El dramático desenlace de un padre, cuando llegó a su casa de madrugada y se encontró con su vivienda invadida por cientos de adolescentes alcoholizados. Habían sido convocados por su hija a través de las redes sociales.

¿Prohibir o educar? ¿Qué es más barato?

La discusión por los aumentos en el gas y la luz espera una resolución de la Justicia y el Gobierno Nacional anunció que sí darán audiencias explicativas. Pero nadie se acordó de preguntarle a la gente de carne y hueso.

Qué cambió para que aquella valiente luchadora por los desaparecidos en la dictadura militar, que ni el mismísimo Videla se animó a detener, sea hoy buscada por la Justicia.

El juego del momento llegó al país. Y además de traer locura, trajo preocupación a una madre como yo.

Un auditorio calentito y un frío video provocaron la frase que le dijo el presidente Macri, con cara de pocos amigos, al ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad.

Páginas

SEGUI LEYENDO