Pasar al contenido principal
Viernes 09 de Marzo de 2018

La Mona vuelve a la Próspero Molina

Todos los detalles del regreso de Mandamás a un escenario difícil y el recuerdo de una noche negra para el cuarteto.

La Mona vuelve a Cosquín el jueves 22 de marzo en la Plaza Próspero Molina. Pero no será una presentación cualquiera, porque despierta los recuerdos de una de las noches más difíciles para la música de Córdoba.

El 27 de enero se cumplieron 30 años de aquella luna del escándalo. Era la primera vez que el Festival de Cosquín abría sus puertas al cuarteto.

+ MIRÁ MÁS: La Mona y Willy Crook, juntos en el Sargento.

La Mona Jiménez era el número principal de la noche. En el auge del "Quién se ha tomado todo el vino", tenía previsto una gran presentación en la Próspero Molina con una convocatoria nunca antes vista. Setenta mil personas rodeaban el predio del festival y aclamaban por el ídolo.

Pero sólo pudo cumplir con cuatro temas: "Con una agujita de oro”, “Quien se ha tomado todo el vino”, “Mi gallo es bien gallito” y “Nuestro estilo Cordobés”. En medio del show, los seguidores desbordaron la plaza y se generaron incidentes entre el público, con heridos y varios detenidos.

Ese día significó la consagración de La Mona para toda la Argentina, porque desde allí el cuarteto empezó a ser considerado por todo el país. Pero también significó la expulsión de Jiménez del Festival de Cosquín, en lo que se consideró como "una noche negra".

+ MIRÁ MÁS: Perdió la memoria, pero no olvidó a La Mona.

El 24 de enero de 2012, volvió a pisar el escenario Atahualpa Yupanqui. Jiménez se sacó la espina, 24 años después, de aquella noche trunca. Fue de la mano de Los cuatro de Córdoba. A tono con el festival, vistiendo el poncho coscoíno, recitó el preludio de la Zamba de Alberdi.

Tras el cierre del show de los folkloristas, la banda de Jiménez se adueñó del escenario por una hora y media con toda la energía y su típico show cuaretetero. Sus hijos Lorena y Carli lo acompañaron en lo que fue una noche única, de nostalgia incomparable para quien estaba saldando una cuenta pendiente.

Ahora es momento de volver, con un show de la talla que el Mandamás merece. Una presentación que promete ser inolvidable, en la que el escenario Atahualpa Yupanqui será sólo suyo. 

Mirá los comentarios
Mirá los comentarios