Pasar al contenido principal
Deportes
Fútbol

Sindelar, el crack que se burló de Hitler

Capítulo 6 de Historias Mínimas de los Mundiales: apodado como el Mozart del fútbol, fue el mejor jugador austríaco de todos los tiempos. Hasta que se le plantó al Führer.

Por: El Doce
Jueves 10 de Mayo de 2018
Matthias-Sindelar-Mozart-futbol-HMM-Hitler

Matthias Sindelar era la sensación en la década del ’30. El mejor jugador del mundo de aquella época, sin dudas. Con Austria fueron los precursores del estilo de juego de la Naranja Mecánica y del que emula el Barcelona con Messi en la actualidad.

Firme de convicciones, nunca dio el brazo a torcer. Ni su ideología. La selección austríaca jugaba tan bien que recibió el nombre de Wunderteam (el “equipo fantástico” en alemán). Y el estilo de Sindelar era tan elegante y vistoso que lo apodaron “El Mozart del fútbol”.

A meses de comenzar la Copa del Mundo Francia 1938, en pleno auge Nazismo Hitler conquista Austria. Así, obliga a todos los futbolistas de la Selección a unirse al equipo Nazi y jugar el Mundial para Alemania.

+ MIRÁ MÁS: Fritz Walter: de la guerra nazi a campeón mundial

Sindelar se negó en las primeras convocatorias fingiendo lesiones. Sin embargo, Hitler decidió organizar “el partido de la integración”: Alemania y Austria se enfrentarían como previa a la unión de ambos. Pero claro, los ganadores debían ser los germanos.

Ahí el Mozart aceptó jugar. Para Austria, claro. En el primer tiempo desparramó a los alemanes, pero cuando se acercaba al área, fallaba a propósito. Sin embargo, en la segunda etapa, su orgullo pudo más.

No solo Austria ganó ese partido y Sindelar marcó un gol. Sino que además, en el festejo, Matthias se puso a bailar frente al palco nazi. Se burló del Führer en su propia cara. Ese fue su último partido.

+ MIRÁ MÁS: Chile y el partido fantasma ante la Unión Soviética

Tras ese día, el Mozart del fútbol tuvo que vivir en la clandestinidad por la persecución nazi. La Gestapo (policía secreta del nazismo) nunca lo dejó tranquilo.

Pero Sindelar nunca traicionó sus ideales y siguió manteniendo contacto hasta con sus amigos judíos. Hasta que, una noche de enero de 1939, Sindelar se fue a dormir con su novia Camilla Castagnola y nunca despertaron. A Sindelar, de una manera u otra, lo mató el nazismo. 

+ VIDEO: Historias Mínimas de los Mundiales - Episodio 6:

 

Historias Mínimas de los Mundiales

La serie es una próducción cordobesa de 12 capítulos. Todos están disponibles haciendo click acá.

Mirá los comentarios
Mirá los comentarios