Pasar al contenido principal
El Doce y vos
Policiales

El desconsolado llanto de una nena cuando detienen a su padre

Se trata de la hija de un limpiavidrios que trabaja en barrio General Paz. Los vecinos denuncian maltrato y golpes de los policías. Mirá el video.

Por: El Doce
Miércoles 19 de Abril de 2017
operativo policial nena llanto

La confusa y triste escena ocurrió en la noche del lunes en una esquina de barrio General Paz cuando intentaban detener a un limpiavidrios que se encontraba con su pequeña hija de 10 años. 

Según Sonia Vasconi, quien realizó la denuncia en El Doce y Vos, ella se acercó al lugar junto a unas amigas tras escuchar los gritos desaforados de la niña. "Alcanzamos a ver policías pegándole a un pibe y la nena tirada sobre él, pidiéndoles que dejen de pegarle", cuenta en una publicación que realizó en su perfil de Facebook.

La joven relata que el hombre sólo tenía una bolsa con alitas de pollos y por eso lo liberaron. Pero que cuando el limpiavidrios quiso ver el número del patrullero, volvieron a agarrarlo para llevarlo y la nena comenzó a gritar de nuevo.

"Ahora la persecuta era por ofuscación, desacato o resistencia a la autoridad", escribe Sofía. Además, denuncia que "a la nena le rasparon el brazo" y que ellos pidieron por una oficial femenina que nunca llegó.

La joven publicó un video de 10 minutos. Aquí compartimos algunos de los desesperantes momentos:

Con el correr de los minutos, comenzaron a llegar más patrulleros, tres camionetas y dos motos de la policía. Allí le explicaron a los testigos que había una denuncia por intento de robo del conductor de un Renault contra uno de los limpiavidrios de esa esquina.

"Todos vimos que llegaron al lugar y agarraron, sin contrastar con ningún dato certero que estaban dando con la persona correcta, al primero que se les ocurrió y lo molieron a golpes. Tres canas dándole con los botines y los cascos al pobre pibe con su hija al lado", escribió Sonia. 

Finalmente, los vecinos tranquilizaron a la nena, le dieron algo de comer y se dirigieron hasta la comisaría sexta del barrio, lugar en el que le hicieron firmar al limpiavidrios una constancia de que había ido por una denuncia. Tras recuperar la libertad, un hombre que había frenado su auto al ver lo que pasaba, lo llevó a él y su hija a la casa.