Pasar al contenido principal
Mundo
Clima

Irma pierde fuerza y baja a categoría 1

El huracán continúa debilitándose y ahora es una tormenta tropical.

Por: Carolina Baima
Lunes 11 de Septiembre de 2017
huracan-irma

Según el Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos, Irma seguirá debilitándose en las próximas horas y las ráfagas como huracán ya son de tormenta tropical, en los estados de Georgia, Alabama, Mississippi y Tennessee. 

Durante casi diez días, el huracán atravesó las islas del Caribe para llegar al sur de los Estados Unidos con un saldo de al menos 27 muertos y muchos daños materiales. 

El huracán se mueve a 30 kilómetros por hora rumbo al noroeste y se espera que este rumbo se mantenga hasta mañana.

+MIRÁ MÁS: Por qué llaman a los huracanes con nombres de personas

El Centro Nacional de Huracanes redujo algunas de las alertas y advertencias previas para distintas áreas de Florida. 

En la isla de Saint Martin, las autoridades calificaron de catástrofe lo sucedido y afirmaron que el 95 por ciento de la isla fue arrasada e informaron que hubo cinco muertos. 

Sara, una mujer española, detalla una situación mucho más caótica. Asegura que  hay miles de cadáveres flotando y que la gente se mata por una botella de agua o un trozo de pan. Mirá cómo quedó su casa.

Ahora, viene la reconstrucción del saldo devastador que ha dejado este fenómeno. 

El huracán dejó a más de 5,7 millones de viviendas sin electricidad en Florida y el peligro ahora es el aumento brutal del agua. Además, comenzaron a buscar sobrevivientes puerta a puerta.

+MIRÁ MÁS: Huracán Irma: Trump declaró estado de catástrofe para Florida

Estados Unidos calcula que los destrozos, de Irma y Harvey, le costará 290 mil millones de dólares. 

En Cuba las ráfagas alcanzaron los 256 km/h y dejó torres de telecomunicaciones derrumbadas, árboles caídos, casas inundadas y viviendas sin techos. Un millón de personas se encuentran refugiadas en albergues y hasta el momento hay diez muertos.

En tanto, en Bahamas, una playa se quedó sin mar, ya que la fuerza del huracán desvió la corriente y causó el retiro del agua en la costa. Los pobladores tuvieron miedo de que fuera un tsunami, pero según explicó la científica atmosférica y editora del clima del diario The Washington Post, Angela Fritz, “Irma es tan fuerte y su presión es tan baja, que succionó el agua de su entorno, en el núcleo de la tormenta”.

De a poco el agua regresará a las playas de Long Island.

Mirá los comentarios
Mirá los comentarios