Pasar al contenido principal
Mundo
Países Bajos

La "máxima" del rey de Holanda: pilotea aviones comerciales de incógnito

Por más de dos décadas, Willem Alexander ha sido copiloto de naves Fokker 70 en vuelos de línea. Los pasajeros no lo sabían.

Por: El Doce
Jueves 18 de Mayo de 2017
El Rey de Holanda viaja secretamente en vuelos comerciales.

Era un gringuito de sangre azul, sonrisa bonachona, andar volado y pinta de despistado. De joven se puso de novio con una doncella argentina. Para muchos, el romance con ella era algo "pasajero". Pero todos pudimos ver, cuando dio el sí a la argentina Máxima Zorreguieta, que el amor verdadero parecía suspenderlo en el aire. Y vivió así, en el aire. 

Se sabía que al titular de la "corona naranja" le gusta viajar.  También se conocía que tenía licencia de piloto, que se había sentado en la cabina de un Fokker 70 y que había sido tomado, como invitado, el comando de vuelo. 

Lo que tomó por sorpresa es que pudo develarse un secreto de castillos (en el aire):  por 21 años, Willem Alexander llevó y trajo turistas en secreto. Dos meses al mes, el rey de Holanda se coloca la gorra y saco de piloto para volar de incógnito con Maarten Putman, capitán de la aerolínea holandesa KLM.

+ MIRÁ MÁS: Macri fue recibido por el rey Williem Alexander y Máxima Zorreguieta

"La ventaja es que siempre puedo decir que doy la bienvenida a los pasajeros en nombre del capitán y su tripulación, por lo que no tengo que decir mi nombre", confesó en una nota al diario De Telegraaf. Además agregó que, si no fuera miembro de la realeza, le encantaría dedicarse a volar Jumbos.

Alexander reconoció que, como miembro de la monarquía, tiene sueños de hombre común. Sugirió que le gusta tanto las medallitas, insignias y adornitos de sus vestimentas reales como las charreteras que usan los aviadores.

+ MIRÁ MÁS: Una hija de Máxima se accidentó esquiando

En las actuales monarquías, dirigir el destino de todo un país puede ser una utopía. Conducir a un puñado de personas por los cielos puede ser más "real". En el reportaje, el chofer misterioso reconoció que fue copiloto de aviones Fokker 70 tanto para el gobierno como para el servicio KLM Cityhopper.

Como las rutas de esta empresa (principalmente a Inglaterra y Alemania) serán proximamente recorridas por aviones Boeing 737, el marido de Máxima pasará el verano aprendiendo a llevar el timón de la nave mayor.

Mirá los comentarios
Mirá los comentarios