Pasar al contenido principal
Opinión
Gobernantes

Córdoba, cada vez más parecida a Burundi

Los autos oficiales no pagan impuestos y acumulan multas por las más diversas faltas de tránsito. El abuso de poder como matriz desde nuestra ciudad al corazón de África.

Por: Roberto Battaglino
Martes 06 de Marzo de 2018
Schiaretti auto oficial

Si uno lee que el presidente de Burundi juega en un equipo de fútbol y que cuando pierde manda a encarcelar al referí y al técnico rival, le parece un escándalo lejano de tribus primitivas, salvajes, autoritarias, despóticas, violentas, sometidas, sin normas ni garantías para sus habitantes.

Burundi está 10.915 kilómetros de Córdoba, donde tenemos gobernantes y funcionarios que usan autos oficiales, violan las normas más elementales de tránsito, demuestran una conducta abusiva hacia sus semejantes como ocupar estacionamientos de discapacitados y ni siquiera se ocupan de pagar con dineros que no son propios las multas de las infracciones cometidas.

Parece antojadiza la comparación pero encarna el mismo problema: el abuso del poder. Yo tengo un cargo público y hago lo que se me canta.

El colega Federico Noguera de La Voz viene realizando una serie de notas relacionadas con impuestos y multas adeudadas por los funcionarios de los distintos niveles.

En su último trabajo, se pregunta por qué la camioneta que usa Schiaretti no paga impuestos. Y ahí nos anoticiamos que el vehículo que trasladó al gobernador a la última apertura de sesiones a la Legislatura debe 55.490 pesos de impuesto al automotor.

Pero el tema es que los autos oficiales no pagan impuestos.

A esta altura de este texto, usted ya montó en cólera. Se acordó de lo que paga de Inmobiliario, de Automotor y de las madres de más de uno. Calmese que faltan datos.

Podría argumentarse que no tiene sentido que un auto oficial pague impuestos porque se haría con recursos públicos y sería como sacar y poner de la misma caja. Lo mismo no deja de ser un elemento irratitivo que una persona con ingresos apenas por encima de la línea de la pobreza tenga que pagar por un Renault 12 y los autos en los que se manejan el gobernador y los suyos estén exentos.

+ MIRÁ MÁS: Macri: agenda social en un momento complejo

Pero hay más. Ese auto específico tenía multas atrasadas, que se pagaron cuando empezaron las consultas periodísticas.

Pero hay otros 71 vehículos oficiales del Gobierno provincial que deben por multas a la Municipalidad de Córdoba 110.579 pesos. Lo que leyó: 110.579 pesos por infracciones cometidas, algunas hace unos cuantos años y que nadie de toma la molestia de pagar.

Porque pagar multas no están eximidos, como los impuestos.

¿Qué infracciones se cometieron para llegar a esos montos? Un poco de todo. Anote: circular sin chapa patente, obstruir el tránsito, estacionar en un lugar para discapacitados, usar el celular mientras se conduce, cruzar en rojo, estacionar en paradas de colectivos o en lugares prohibidos, circular sin cinturón y hasta estacionar en la vereda.

¿Por qué un vehículo oficial estaciona en el lugar reservado a discapacitados, en la parada de un colectivo o en la vereda? Porque el responsable tiene un profundo desprecio por el otro. Y en ese desprecio, cree que un funcionario no puede caminar 50 metros. Porque parece ser más importante el traje del gobernante que un ciudadano que debe bajar de su vehículo en sillas de ruedas o de un trabajador que está esperando el colectivo.

Es el mismo funcionario que implementa campañas de concientización para respetar las normas de tránsito y el que persigue a los infractores de esas normas.

Córdoba no es Burundí, pero cada vez se le parece más.

Mirá los comentarios
Mirá los comentarios