Pasar al contenido principal
Opinión
Golpe en Nueva Córdoba

La mamá que muere de paradoja

Entre los familiares de policías que fueron a las puertas de Jefatura, los más indignados tenían algo en común: un hijo muerto. Entre ellos, una mujer temblaba con su pancarta y la vuelta macabra del tambor de la ruleta rusa que le tocó en desgracia.

Por: Fredy Bustos
Miércoles 21 de Febrero de 2018
Alicia-Roberto-Cogote

Cada vez que se muere un policía trabajando, Alicia se muere un poco más. Se muere lo que no se alcanzó a morir el día del motín de San Martín.

Ese día, hace 14 años y 10 días, una bala le dio en la cabeza a su hijo policía Roberto Cogote. Alicia tiene en la mirada una lágrima que se esparce como el panóptico de las cárceles.

+ MIRÁ MÁS: Cayó la presunta entregadora del golpe en Nueva Córdoba

La del guardián que mira a todos sin que todos puedan mirar. Esa lágrima que le oprime una sola conclusión.

Que delincuentes que estaban en el motín volvieron a delinquir, que la ruleta sigue y las balas salen para el mismo lado. Alicia contiene el aliento y grita: “¡Que hagan algo!”. Y se cae y dice que no se calla más. Y no le tiene miedo al que nada hace para parar.

Será que se harta Alicia de morir. ​

Mirá los comentarios
Mirá los comentarios