Pasar al contenido principal

El vocero del gobierno de Kim Jong-un lanzó un mensaje que preocupa a la humanidad. “Si Estados Unidos decide atacarnos, responderemos con armas termonuclaeres”.

Durante el gigantesco desfile militar del “Día del Sol”, el régimen aseguró que está preparado para un enfrentamiento con armas nucleares.

Tras la última prueba de misiles, Kim Jong-un se dejó retratar con un colaborador sobre sus espaldas y sonriente. Todo formaría parte de una estrategia.

Kim Jong-un supervisó la prueba final de un misil, que fue tomada como una nueva provocación por Estados Unidos y sus aliados.

Fueron al menos cuatro proyectiles. Corea del Sur advirtió por la prueba y Japón denunció que tres cayeron en sus aguas. La decisión de la dictadura norcoreana sería una respuesta a ejercicios de Estados Unidos.

La mujer asegura que actuó pensando que se trataba de una broma para un reality de televisión. Según declaró, creyó que le ponía una loción infantil al hermano del dictador norcoreano.

Las imágenes fueron registradas por las cámaras de seguridad del aeropuerto y se observa a dos mujeres que envenenan al hermano del líder de Corea del Norte.

Desde que asumió, Kim Jong-un no para de subir de peso. A pesar de que se muestra poco, su régimen está obsesionado en evitar que en su país y en el resto del mundo se refieran a su figura.