Pasar al contenido principal
Sociedad
Canadá

La odisea de la argentina que quedó atrapada en una montaña

Natalia intentaba llegar a los casi 6 mil metros del pico más alto de Canadá, pero sismos, avalanchas y una tormenta de nieve se lo impidieron.

Por: El Doce
Jueves 04 de Mayo de 2017
natalia marin canadá

Natalia Martínez Marín es mendocina, tiene 37 años y se embarcó en una travesía de dos semanas por el Monte Logan, el más alto de Canadá, para intentar llegar al pico de 5.959 metros de altura.

Sin embargo, el lunes pasado, la naturaleza le jugó una mala pasada. Varios sismos (dos de 6,3 grados en la escala de Richter) provocaron una avalancha y una tormenta de nieve que le impidieron llegar a su objetivo pero tampoco la dejaron descender.  

Ahora, Natalia está sola a 3.680 metros de altura, soportando una temperatura de 20 grados bajo cero y rodeada de nieve. Afortunadamente, logró comunicarse con un teléfono satelital con el chileno Camilo Rada, su pareja y compañero de aventuras, que esta vez se quedó para finalizar su doctorado en glaciología.

Natalia le contó que está bien pero muy cansada y que se la pasa paleando para que la nieve no le tape la carpa, que le sobra comida y que espera ansiosa que la rescaten. Ellos están en pareja desde hace diez años, cuando se conocieron en un curso de primeros auxilios en la frontera de Argentina y Chile.

+ MIRÁ MÁS: Desesperado rescate de un nene y una beba en Texas

"Psicológimcamente es muy duro, tuvo que tomar la decisión de no lograr su meta. Ella podría esperar e intentar seguir subiendo, pero le faltan más de dos mil metros y después de dos terremotos no se sabe cómo pudo haber quedado el terreno. Y ella lo sabe muy bien, la seguridad es lo primero”, señaló Camilo al diario Clarín

Ahora, se espera que el tiempo mejore para que Natalia pueda ser evacuada en helicóptero hasta el campamento del que partió en el Lago Kluane. "Tiene un iglú, bolsa de dormir y todas las cosas que usan los montañistas para subsistir: carne disecada y sopas", contó su hermana Graciela Martínez Marín.

Todos destacan que Natalia es un andinista experimentada. En 2013, llegó a lo más alto del Monte Sarmiento, en Tierra del Fuego, a 2.207 metros. Y en 2015, logró junto a Camilo alcanzar los 3.776 metros del Monte Malaespina, ubicado en “La sierra de San Elías”, un cordón montañoso que une Alaska y Canada. 

"Si hay alguien que sabe cuidar campamentos en una tormenta es Natalia. Y aunque no esperaba un terremoto, sí está muy bien preparada para las tormentas", publicó un colega montañista en expenews.com, un sitio donde los escaladores van actualizando sus expediciones.

Mirá los comentarios
Mirá los comentarios