Pasar al contenido principal

En la zona de máxima tensión ya se encuentra el Carl Vinson. Esta semana, Pyongyang lanzó un nuevo misil.

La nueva prueba militar generó repudio masivo. Estados Unidos y Japón pidieron una reunión de urgencia en la ONU.

El sistema defensivo THAAD puede derribar cohetes norcoreanos a gran altura.

El vocero del gobierno de Kim Jong-un lanzó un mensaje que preocupa a la humanidad. “Si Estados Unidos decide atacarnos, responderemos con armas termonuclaeres”.

El presidente norteamericano cree que “es muy difícil” solucionar el problema por la vía diplomática.

La disputa entre los gobiernos de Trump y Pyongyan sigue creciendo. Como respuesta a los mayores ejercicios militares de la historia de Corea del Norte, los norteamericanos refuerzan su presencia bélica en el mar. Por su parte, China inauguró su primer portaaviones construido en el país.

En Alaska, la Fuerza Aérea norteamericana interceptó a dos bombarderos rusos. China movilizó tropas a la península coreana.

La pequeña y pobre nación asiática mostró los cilindros desde se lanzan los misiles rusos Topol que tienen un alcance de 10 mil kilómetros.

SEGUI LEYENDO