Pasar al contenido principal

La mujer rompió un juramento de silencio y declaró que los asesinó porque no toleraba "que lloraran sin razón". Su propia hija la denunció.

El asesino intentó incendiar la casa para borrar pruebas. Luego apareció ahorcado.

Tras la detención se conocieron datos escalofriantes de la vida de la pareja. Está sospechada de asesinar y comer a 30 personas desde 1999.

En cantidad de homicidos, figura entre las menos violentas, según datos del Gobierno Nacional.

Afirman que mataron a al menos cinco calvos para utilizar sus órganos en rituales.

La tasa de criminalidad es una de las más bajas del mundo y los agentes persiguen delitos insólitos.

Lo resolvió el Tribunal Oral Federal I de Córdoba. El genocida tiene 12 condenas a perpetua.

Las víctimas eran buscadas desde mediados de febrero. El asesino confesó y dio detalles de cómo y por qué cometió los crímenes.