Pasar al contenido principal

Douglas Greenwood fue un símbolo de ayuda el día del atentado, ahora será recordado como un héroe.

Al hombre le encontraron una mancha en el órgano y no era ninguna enfermedad, era un juguete.

El joven había vivido todo ese tiempo con un "intruso" en sus pulmones. Se lo extrajeron con una endoscopía.

Tras recibir dos pulmones que le salvaron la vida, el joven con fibrosis quística fue pasado a sala común. Desde allí incentivó a la donación de órganos.

Emanuel, el joven de 26 años que desde hace meses esperaba un trasplante de pulmones, superó la cirugía y ya respira por sus propios medios. Sus papás contaron detalles y agradecieron el apoyo solidario que recibieron.

"Espero un ángel donante", escribió en una conmovedora carta. Está internado en la Fundación Favaloro de Buenos Aires.

El joven de 28 años padecía fibrosis quística y permanecía en emergencia nacional desde hace un mes. Los órganos nunca llegaron.