Pasar al contenido principal

Desde que asumió, Kim Jong-un no para de subir de peso. A pesar de que se muestra poco, su régimen está obsesionado en evitar que en su país y en el resto del mundo se refieran a su figura.

Un hombre pesaba 127 kilos y decidió incorporar más comidas a su dieta. Su entrenador personal y nutricionista fue el responsable de este increíble resultado.