Pasar al contenido principal

El joven no quería ser el único portador del virus. La justicia británica lo condenó a cadena perpetua.

La justicia británica retiró la licencia profesional de un médico que tocó, sin permiso y con fuerza, el seno de una mujer durante una relación. Además, fue anotado en el registro de crímenes sexuales.

Los conductores de varios vehículos evitaron un desastre. Fue en un estancamiento de tránsito en una autopista del Reino Unido.

Los muchachos agredieron verbalmente al automovilista. Sin imaginarlo recibieron una paliza a lo “Bruce Lee”, en una calle de Birmingham.

Llovieron las críticas y burlas de los ciudadanos británicos por un “retrato floreal” que consideran de mal gusto.

Después de cenar, él la invitó a su casa. Pero esa mágica noche terminó siendo un fracaso tras el vergonzoso momento que vivió ella en el baño. La cadena no funcionó y tomó una mala decisión. ¡Tuvieron que ir los bomberos a rescatarla!

El ataque certero del deportista lo dejó inmovilizado. Las cámaras de seguridad del estacionamiento registraron la escena. Mirá el video.

En una visita con su familia descubrió un error y el museo se rectificó y además, le agradeció y lo felicitó por detectarlo.