Pasar al contenido principal
Opinión
Salud

Un ángel voló

Sus padres le decían "Torito". Vivió duros momentos con su apenas dos años de vida. Fue un guerrero imbatible y líder de una emblemática misión: inspiró la ley que ayuda a cientos de personas cómo él.

Por: Carina Mondino
Jueves 24 de Enero de 2019
 maximo-torito-albarracin-muerte-electrodependiente

No hay consuelo que pueda abrazarlos. El dolor los atraviesa, pero también los fortalece. Máximo "Torito" Albarracín se había convertido en un luchador consagrado, ya desde el vientre de su madre, cuando el pronóstico de su nacimiento no era nada bueno. 

Pero él llegó a su meta y, pese a las adversidades, sobrevivió con una enfermedad que requería cuidados extremos y permanentes, pero con avances notorios. Hasta que al año y tres meses de vida, una impertinencia del destino lo dejó sin oxígeno durante un traslado en ambulancia.

 + MIRÁ MÁS: Adoptaron a dos hijos electrodependientes

A mitad de camino y sin poder respirar, el pequeño entró en coma y así quedó en brazos de su padre. ¡Que impotencia! La despiadada historia de volver atrás, los sueños de esos padres que no se dieron por vencidos porque lucharon con mil y un especialistas para buscar una señal de avance neurológico y en esa pelea diaria se sumaron otras, enfrentarse a un aparato de salud que no respondía, a la burocracia de las obras sociales, a papelería acumulada con idas y vueltas judiciales. 

Y saber que 24 horas del día no alcanzaban para nada. Turnarse para cuidar al bebé, para dormir, para comer y trabajar. Así, Nora y Flavio con sus espaldas cargadas de adversidades, seguían peleando por el derecho de "Torito" y por los de muchos otros niños que estaban en la misma situación. Entonces salió la ley provincial para pacientes electrodependientes y otros logros. Pero en el camino, hace unos días, "Torito" partió de este mundo.

"Fue un ángel que vino a dejar un mensaje", elige decir su madre entre lágrimas. No se darán por vencidos y seguirán por aquellos que aún le dan batalla a la vida, a una vida digna.

Mirá los comentarios
Mirá los comentarios