Pasar al contenido principal
Show
Tomando mate con

Karina La Princesita, una gran luchadora

La cantante eligió alquilar una casa en la Costa Azul de Carlos Paz donde nos recibió para probar los mates con burrito cordobés y charlar sobre su presente artístico, su corazón, las redes sociales y su familia.

Por: Mariana Asan
Jueves 24 de Enero de 2019
tomando-mate-con-karina-la-princesita-carlos-paz-temporada-2019-siddharta

Entusiasmada con su protagónico junto a Facundo Mazzei en Siddhartha, el espectáculo de Flavio Mendoza, Karina La Princesita confesó que disfruta del cariño de la gente a la salida del teatro y que la obra es un desafío diario en el que hay que cantar, bailar y actuar a la vez. Sin embargo, no descuida su carrera como cantante y tiene varias presentaciones programadas para este verano en distintos puntos del país. 

Es una chica con los pies sobre la tierra que poco tiene de princesa ingenua: “Trabajo desde muy joven y siempre ayudé a mi familia. Cuando era chica tenía que hacer varios shows para poder comprarme un jean. Está bueno haber pasado por eso para valorar el presente”.

 + MIRÁ MÁS: Siddharta lidera la taquilla en Carlos Paz: la palabra de los protagonistas

Además de cantar muy bien, se reconoce como una buena cocinera: “Lo que más me gusta hacer es Risotto, ¡me encanta!”. También nos contó que está dispuesta a todo en su casa menos a lavar los platos. 

La Princesita estuvo en pareja con El Polaco y también con el Kun Agüero y, aunque hay rumores de nuevo romance, dice que hoy elije estar sola porque “primero hay que saber estar bien con uno mismo para después formar una relación sana”

Con su hija Sol (11), fruto de su relación con el Polaco, hablan de todo: las redes sociales, el feminismo, la exposición y el sacrificio para conseguir los sueños. Es su compañera de vida, su máximo tesoro. “Si fuera por mí, no tendría celular ni Instagram, pero hoy con los adolescentes no podés quedarte afuera”.

Karina es tímida y reservada, pero también dulce y respetuosa. Su historia cargada de anécdotas interesantes dan ganas de volver a poner la pava. Pero el termo se terminó y es hora de irse al teatro para hacer doble función.

Mirá los comentarios
Mirá los comentarios