Pasar al contenido principal

Las personas obsesivas de la higiene no son conscientes de que el exceso puede estropear a muchos objetos y atentar contra la durabilidad. Conocé cómo lograr ese equilibrio.

Las normas fueron impuestas en un templo de la ciudad bonaerense de Lima. "Que las mujeres se vistan con ropa decorosa", pidió.