Pasar al contenido principal
Jueves 21 de Abril de 2022

El día que Rodrigo descubrió a Walter Olmos

La historia de cómo influyó el Potro en el éxito del catamarqueño. A casi 20 años de su muerte, su madre recordó el encuentro entre las dos figuras de la música popular.

Corría el año 2000, y mientras Rodrigo Bueno hacía bailar a todo un país al ritmo del tunga tunga, un adolescente catamarqueño la "rompía" en los bailes de cuarteto de su provincia. Walter Olmos era el nombre de aquel muchachito que atravesaba la pubertad cantando para una banda llamada Los Bingos. Los caminos de ambos se iban a juntar para dar comienzo a una gran historia.

En uno de los bailes del Potro en La Casona, un tradicional boliche ubicado en las afueras de San Fernando del Valle de Catamarca, Rodrigo escuchó en una pausa una canción de Walter, Para sentirme vivo, y le preguntaron si sabía quién la cantaba. "La Mona", respondió y se sorprendió al enterarse que un chico de ahí la interpretaba, por lo que pidió conocerlo.

+ MIRÁ MÁS: El ex CEO de Magenta dijo que Rodrigo no grabó “La Mano de Dios”

Esa misma noche, después del show, el cordobés le pidió permiso a Noemí Nieto, la mamá del adolescente, para llevarlo de gira. "Él no tiene ropa para ir", retrucó la mujer, pero tras algunas negociaciones pudo arrastrar al joven talento a un tour de dos días por el norte del país.

Con los dos talentos fusionados, surgió una de las mejores versiones del tema Por lo que yo te quiero​en la que ambos artistas inmortalizaron un dueto inolvidable.

+ MIRÁ MÁS: Walter Olmos: el chico de la calle que se convirtió en ídolo popular

Sobre la relación entre su hijo y Rodrigo, Noemí recordó los elogios del cordobés hacia Walter: "Es un culeado (sic). Lo que a mí me llevó años, él se metió a la gente en el bolsillo en menos de uno".

Después de la gira norteña, Walter acompañó a Rodrigo en otra de verano por la Costa Atlántica. Pero él quería hacer su propio camino. “Walter decía que Rodrigo era Rodrigo, la Mona era la Mona y Walter quería ser Walter”, recordó Carlitos Ponce, amigo del difunto artista, sobre por qué se volvió a Catamarca después del mencionado tour musical, que también incluyó Buenos Aires.

+ VIDEO: Los recuerdos de mamá Noemí de la relación entre Walter y el Potro:

De esta manera, el catamarqueño perdió la oportunidad de cantar en los 13 Luna Park que hilvanó el Potro, que quedaron en la historia. ¿Quién nunca vio videos de esos "bailazos", con Rodrigo disfrazado de boxeador y tirando jabs y uppercuts al aire, cual Ringo Bonavena?
Aunque la muerte de Rodrigo fue un golpe durísimo para la música tropical, fue el hecho que terminó de impulsar a Walter a la fama. Todos buscaban a su sucesor y encontraron en su discípulo al cantante que podía capitalizar todo el cariño y la necesidad de un nuevo ídolo popular que había quedado tras su partida.

Especial
Este domingo a las 16hs, no te pierdas el especial sobre la vida de Walter Olmos. Dahy Terradas viajó junto a un equipo de El Doce para conocer más sobre su historia. Con el testimonio de su mamá, amigos y familia, recorreremos sus inicios, su infancia humilde lustrando zapatos en el centro de su ciudad, el comienzo en la música con Los Bingos, el éxito repentino y su terrible final.

+ VIDEO: Informe especial, la vida de Walter Olmos (primera parte):

Mirá los comentarios
Mirá los comentarios