Pasar al contenido principal
Jueves 12 de Noviembre de 2020

Kesito Pavón: “Llegué a despedirme de mi hijo”

En exclusiva, la dura experiencia que vivió el cantante con el coronavirus. La figura de los médicos, el apoyo de sus fans y la importancia de donar plasma.

Kesito Pavón era de las personas que no creían tanto en el coronavirus. Si bien asegura que siempre se cuidó, no le daba tanta importancia a la presencia del virus en el país.

Cuando sus amigos comenzaron a contagiarse, cambió un poco su perspectiva. A algunos les pegó un poco peor que a otros, pero seguía pensando: "El día que me agarre perderé un poco el gusto y el olfato y nada más".

+ MIRÁ MÁS: Pupú Mossello con coronavirus: "Es muy duro, les pido que lo respeten".

El día jueves 22 de octubre comenzó a tener algunos síntomas y tras pagar por un hisopado a la media hora tenía el resultado: positivo. Se fue a su casa a aislarse y se lo tomó tranquilo, no había visto en esos días a su mamá, así que pensó que solo sería un "resfrío fuerte"

A los pocos días comenzó con fiebre, hasta que una semana después de tener el diagnóstico comenzó a empeorar. Le faltaba el aire y no podía respirar, así que en un acto de desesperación agarró su auto y se fue manejando desde Río Ceballos hasta el Sanatorio Francés, en la Ciudad de Córdoba. 

"Llegué justo, me desvanecí cuando llegué y me entraron en silla de ruedas", relató a Cuarteteando, mientras cuenta la cronología de su enfermedad.

+ VIDEO: El estremecedor relato de Kesito Pavón tras superar el coronavirus:

Tras conocerse la noticia de su internación por este medio, alguien con mala intención hizo correr la falsa información de que había fallecido. Para llevar tranquilidad a sus fanáticos ese fin de semana hizo dos transmisiones en vivo, pero al día de hoy en su mente nunca pasaron: "Volaba de fiebre, no me acuerdo nada".

De estar en sala común haciendo chistes por Instagram con su compañero de cuarto, el día lunes se despertó en terapia intensiva conectado a un suero por donde le pasaban plasma. 

En ese estado de semi consciencia se despertó y recuerda la imagen de alguien cerrando una bolsa negra. Se volvió a dormir, se despertó de nuevo y vio la misma escena. Las dos personas que estaban a su lado habían fallecido. "Nadie te decía nada. Fue una experiencia terriblemente espantosa que nunca imaginé vivir", cuenta, mientras se estremece como si lo estuviera viviendo.

Así pasó una semana en terapia intensiva y gracias a la colocación de plasma comenzó a mejorar. Lo volvieron a llevar a sala común y tras 12 días le dieron el alta. Sin embargo, su mala experiencia no terminó ahí. Si bien salió en buenas condiciones de la clínica, al día siguiente su situación empeoró: "Me desperté sin suero sin nada y me di cuenta que me había destruído, me costó volver a arrancar y no podía ni ir solo al baño".

Una anécdota que le quedó grabada a fuego sucedió cuando se estaba yendo del sanatorio. Apurado por salir, no se había puesto el barbijo. En ese momento, una enfermera lo vió y de mala manera le dijo que se lo ponga. "En ese momento me enojé porque me retó, dije: tanto escándalo por un barbijo, pero después me di cuenta que tenía toda la razón del mundo", expresó con arrepentimiento. 

 “Salí del hospital y me arrodillé en la puerta a orar”

"Pido mil disculpas, voy a hacer todo bien, no me voy a sacar más el barbijo, esta gente sale a la guerra con un barbijo y un alcohol en gel y yo lo único que tengo que hacer es ponerme un barbijo y no lo hago", agregó.

El cantante contó que en un momento dudó de si iba a salir con vida de ahí: "Llegué a despedirme de mi hijo, la gente se moría como si nada". 

Durante la nota, el Keso se ocupó de remarcar la importancia de los médicos y todo el personal de salud: "Salen a la guerra con un alcohol en gel y un barbijo y arriesgan la vida por nosotros".

Las secuelas

Si bien ya superó la enfermedad, asegura que su cuerpo no es  el mismo tras el paso del coronavirus. Todavía le falta un poco el aire cuando habla mucho y sufrió un ataque de pánico que está tratando con su psicólogo: "Es casi tan feo como el coronavirus", indicó.

Después de estar doce días internado sin poder recibir la visita de nadie, Kesito señaló que fue muy importante el apoyo que le dieron sus fanáticos, quienes le enviaban videos demostrándole su cariño: "Estoy vivo gracias a Dios y a la gente, mi público elebecero, el cordobés y el cuartetero es único, me quebré mil veces llorando cuando los veía". Su fe, también ocupó un lugar en sus agradecimientos: "Salí del hospital y me arrodillé en la puerta a orar por los enfermos y los doctores", dijo.

Tras su experiencia, cree que su papel esencial ahora estará en concientizar a la gente: "Lo que viví fue muy fuerte, nos cuidemos por la gente grande pero también por la gente joven". Tiene pensado iniciar una campaña para la donación de plasma y volver a los escenarios para festejar los 25 años de La Banda de Carlitos lo antes posible. 

Mirá los comentarios
Mirá los comentarios