Pasar al contenido principal
Jueves 26 de Noviembre de 2020

Walter Salinas y el día que fue mascota de la Selección por Diego

El tucumano era solo un bebé, pero nunca se olvidará de ese abrazo. El recuerdo de la noche que conoció a Diego Maradona.

Desde que se conoció el jueves la muerte de Diego Maradona, las redes sociales se llenaron de imágenes del ídolo. Pero entre las publicaciones que hicieron los artistas, sorprendió la que subió Walter Salinas.

La foto se tomó en 1987, cuando el tucumano tenía tan solo seis meses. La Selección Argentina estaba disputando la Copa América en nuestro país y estaba a unos días de cumplirse un año de salir campeones del mundo. Entonces se organizó una cena para celebrarlo, donde se cerró el restaurante solo para el plantel. 

"Mi viejo siempre fue mozo y trabajaba en lugares muy prestigiosos de Capital Federal", cuenta Walter a Cuarteteando, sobre la historia detrás de esa foto. El cuartetero era el cuarto hijo después de tres mujeres y su papá, fanatico de Boca Juniors y de Diego Armando Maradona, siempre había querido tener un varón. Así que cuando le avisan del servicio que iba la Selección a comer, en lo primero que pensó fue en que su hijo, aunque era tan solo un bebé, tuviera la oportunidad de conocer a su ídolo: "La llamó a mi mamá y le dijo que me llevara al restaurante que tenía una sorpresa para mi".

+ MIRÁ MÁS: Piel de gallina: la canción que compuso el Negro Videla para Diego Maradona.

Mientras estaba atendiendo, se cruzó con Diego, le habló de su fanatismo y le dijo que su esposa estaba afuera con su bebé. "Sí, como no", fue su respuesta, ante la pregunta de si podía hacerla pasar para sacarse una foto. 

"Afuera estaba lleno de periodistas y gracias al pedido del Diez, la dejaron pasar. Mi papá me alzó y nos sacamos la foto", cuenta con emoción. 

Pero la sorpresa llegó al otro día, cuando la foto que se sacaron se publicó en los diarios. "La mascota de la Selección para la Copa América", fue el título elegido por el periodismo. 

"Hoy lloramos con mi viejo. Diego siempre fue mi ídolo, mi Dios. Lo heredé de mi viejo y cuando tuve uso de razón supe que era lo más grande del mundo", relató emocionado, a 33 años de ese abrazo del que, aunque era tan solo un bebé, no se olvidará nunca. 

Mirá los comentarios
Mirá los comentarios