Pasar al contenido principal
Opinión
Córdoba

Epec, ¿otra garantía de impunidad?

La designación del hijo de un fiscal que salvó al Gobierno pone más dudas sobre el manejo de la empresa estatal.

Por: Roberto Battaglino
Lunes 28 de Mayo de 2018
EPEC

Epec oscurece cada día. La empresa que debe proporcionar luz se va sumiendo en las tenebrosas penumbras de desmanejos políticos, turbias operaciones, gastos sin control y un gremio muy complicado con sus manejos financieros.

Epec y Lotería han sido dos botines políticos muy apetecidos, que históricamente vienen siendo objeto de todo tipo de manejos. Pero en estas dos décadas de Unión por Córdoba se ha llevado al extremo esa tendencia. Y así tenemos una Lotería que casi no destina fondos en materia social porque se lo come su propia burocracia y una Epec que da pérdidas, es cara y ofrece mal servicio.

A todos los escándalos que conocíamos respecto a centenares de nombramientos fuera de escalafón, sueldos de seis dígitos, prebendas de todo tipo para el personal jerárquico, se suma ahora una muy curiosa designación.

+ MIRÁ MÁS: La Legislatura aprobó la quita de beneficios a empleados de Epec

La Voz publica hoy que el hijo del fiscal Jorge Leiva, Jorge Sebastián Leiva, fue nombrado como “personal fijo de reemplazo en el cargo de asimilado categoría 1”, según dice el decreto que mostrábamos esta mañana en Arriba Córdoba.

La norma es del 7 de diciembre del año pasado. ¿Qué pasó tres meses después? El papá del nombrado, cuyo salario en bruto es de 129 mil pesos, archivó la denuncia que pesaba contra el fiscal Gustavo Hidalgo, a quien se lo acusaba de no haber hecho nada en el caso Odebrecht.

Hidalgo, que había sido premiado como juez Anticorrupción, fue el fiscal que no libró ni solo oficio ante la presentación de legisladores opositores después de que uno de los financistas de la brasileña Odebrecht revelase que pagaron coimas para los gasoductos en Córdoba.

+ MIRÁ MÁS: Pese a que dijo que no, EPEC sí paga alquileres a los gerentes

Hidalgo había sido acusado de encubrimiento por la jueza María Celeste Ferreyra y se avanzaba la causa en su contra, se agrandaban las posibilidades de abrir el capítulo Odebrecht en Córdoba.

Pero el fiscal Leyva, mandó el caso a archivo porque consideró que no había delito. Cuatro meses antes, su hijo había sido designado en la Epec, nombramiento que el Gobierno reivindica ahora por las cualidades del contratado.

El fiscal sostiene que la designación se produjo antes de que le llegara el caso de Hidalgo-Odebrecht y que todo esto es una “mentira”.

Pero lo concreto es que queda la duda de si Epep, además de ser cara, deficitaria y con servicio flojo, puede llegar a estar siendo utilizada para lograr impunidad. De la oscura Caja de Pandora salen males cada vez peores.

Mirá los comentarios
Mirá los comentarios