Pasar al contenido principal
Opinión
Inseguridad

La sonrisa que no se arrebata

Le pregunté a la Vivi “qué te robaron” y ella me dijo “sacando cuentas: las pinturitas, el teléfono y el delantal de moza”. Cuenta esas tres cosas y sabe que en la cuenta no le llevaron la vida. Es que la vida de Viviana es mucho para entrar en las manos sucias del que roba sin importarle un carajo la vida del otro.

Por: Fredy Bustos
Martes 02 de Mayo de 2017
Viviana Muñoz

Fue el día del paro, no había colectivos, no había víctimas en las paradas y le tocó a ella. Salió del Bar Tango donde trabajaba, caminó una cuadra y en la esquina del Pediátrico a las seis de la tarde casi la matan.

Hoy te conmueve verla tan entera y tan destrozada. Hoy se pintó las uñas, hoy se puso linda y me contó de sus ganas de volver al bar, de volver a los mil abdominales y a correr en la costanera.

Desde el 2004 empezó a correr. Empezó a correr porque no tenía plata para el gimnasio. Corrió desde el puente centenario hasta el puente Santa Fe.

+ MIRÁ MÁS: Viviana salió del coma y relató la pesadilla que vivió

Y después hasta la Isla de los Patos. Y después hasta el puente Cantón y un día como una Forrest Gump con tonada llegó hasta el Kempes como quien no quiere la cosa. Y después llegaron los mil abdominales día de por medio. Por eso no la mataron los que la asaltaron y no le importó un carajo la vida de Viviana. 

Es que Viviana es hermosa con sus uñas pintadas y su gorro y sus ganas de vivir. Son demasiadas cosas bellas para arrebatarlas con tanta miseria. Dan ganas de abrazarla y que te cuente un chiste y te salve la vida. Ella que sabe de salvarse.

Mirá los comentarios
Mirá los comentarios