Pasar al contenido principal
Sociedad
Salud

Felicidad absoluta: Katia, la niña cordobesa recibió el esperado trasplante de riñón

Fue un donante cadavérico y pudo salvar su vida. "Estaremos agradecidos de por vida", aseguró la mamá, emocionada por los resultados positivos de la operación.

Por: Leonela Dovo
Jueves 09 de Agosto de 2018
katia-riñon-trasplante-donacion-organos-cordoba

Hace un mes, el Congreso de la Nación aprobó la "Ley Justina". Después de una larga lucha, Diputados sancionó por unanimidad, la ley de Régimen de Donación de Trasplante de Órganos, Tejidos y Células.

Katia, la pequeña cordobesa de 11 años, se emocionó al conocer este hecho histórico porque de esta forma iba a ser trasplantada mucho más rápido: y así fue, porque el miércoles pasadas las 7:00 recibió un donante cadavérico de riñón, el órgano que tanto necesitaba.

 + MIRÁ MÁS: La presunta secta del psicólogo Bazán: las pruebas que lo complican

Su mamá, Adriana, relató en diálogo con ElDoce.tv que "entró a cirugía a las 21:00 y la operación finalizó alrededor de las 2:30". Afortunadamente, todo salió perfecto: "Gracias a Dios salió del quirófano sin tubo de oxígeno y pudieron comprobar a través de la cámara gamma que el riñón estaba en perfecto estado".

Si bien durante la cirugía se hipertensionó, reacción que también tuvo lugar en el anterior trasplante, y los médicos tardaron dos horas para estabilizarla, finalmente todo salió muy bien. 

 + VIDEO: el relato del padre de Katia en Noticiero Doce

"Estaremos agradecidos de por vida", aseguró la mamá emocionada porque gracias a la familia del donante (que desconoce la identidad), Katia volvió a sonreír y su vida está a salvo.

Después de pasar a terapia intensiva, Katia pudo sentarse en la cama, comer, pararse para pesarse y orinar. "El riñón sigue funcionado de manera perfecta y ella en ningún momento sintió dolor", agregó.

 + MIRÁ MÁS: Detuvieron e imputaron al policía que persiguió y mató al ladrón

Ahora la pequeña se encuentra en una sala aislada y monitoreada. Estiman que va a estar una semana y luego continuará los cuidados en su casa con controles médicos, vacunas y medicación para poder conservar el órgano.

"Katia tiene una actitud muy positiva. Está con ganas de volver al cole (aunque por dos meses no asistirá a clases), de ver a su hermana más chica y de ir a danza", relató Adriana.

Mirá los comentarios
Mirá los comentarios